top of page
Buscar
  • Foto del escritorJosé Pablo García Roldán

Retos para la comunicación corporativa en 2023

El 2022 fue un año tan divertido como complejo para la gestión de la comunicación corporativa. Sin duda, puso a prueba la capacidad de avanzar sin dejar de aprender a todos los responsables de esta área.


El auge de la inteligencia artificial y metaverso, el desarrollo y crecimiento de nuevas plataformas digitales, así como el apogeo de formatos como los eSports, obligó a Dircoms, consultores y responsables de la comunicación corporativa, a revisar y actualizar los planes estratégicos con más frecuencia de lo acostumbrado.


Con el anterior escenario, podemos anticipar que el 2023 será un año cargado de innovación digital, lo cual no es novedad,


Pero si lo es la velocidad con la que algunos elementos se están posicionando en el mercado, y debemos estar capacitados para obtener el máximo provecho de ellos y no morir en el intento.


Sin olvidar que los intangibles tienen papel protagónico. La economía de la reputación llegó para quedarse, y este 2023 no es la excepción.


Son muchos los desafíos que enfrentan las empresas a nivel de comunicación y marketing. Pero podemos destacar algunos que están marcando la pauta gracias al tsunami tecnológico que está impactando el ecosistema empresarial.

A tomar en cuenta

La inteligencia artificial (IA): Está cambiando la forma en que las marcas se comunican con sus clientes.


La IA puede ayudar a las marcas a mejorar su comunicación al permitirles crear campañas de marketing más eficientes, mejorar la personalización de la experiencia del usuario, mejorar la segmentación de públicos y entender mejor el comportamiento de los clientes.


También permite a las marcas dar un paso más allá al proporcionar a los clientes una experiencia más interactiva y con herramientas como chatbots.


Así como asistentes virtuales, robots conversacionales, algoritmos de aprendizaje automático, deep learning, y claro, el ya popular Chat GPT o el buscador You.


El metaverso: A pesar de la incertidumbre que genera y que muchos lo consideran como lejano, lo cierto es que ya está en nuestro entorno y debemos considerarlo.

El metaverso tiene el potencial de cambiar drásticamente la forma en que las empresas se comunican con sus empleados y consumidores.


Además, puede brindar a las empresas la capacidad de crear eventos virtuales, como conferencias y reuniones.

Esto permite llegar a un público más amplio e interactuar con ellos de una manera más significativa e inmersa que la forma digital que conocemos hasta hoy.


El uso de los datos


Los datos: El uso de datos para la toma de decisiones se ha convertido en una parte fundamental de la comunicación corporativa.


El análisis de datos puede ayudar a las empresas a mejorar sus estrategias de comunicación y aumentar el alcance y la eficacia de los mensajes, así como comprender mejor a nuestros consumidores.


Además, nos ayudan a demostrar el valor de unos intangibles cuya gestión depende directamente de nuestro trabajo y que no siempre está suficientemente valorado.


Comunicar en tiempo real: La comunicación en tiempo real permite a las empresas tener conversaciones más interactivas y atractivas con sus clientes, así como brindar experiencias más personalizadas.


Reduce el tiempo y esfuerzo para procesar la información, así como el riesgo de errores y falta de comunicación.


Además, ayuda a las empresas a mantenerse competitivas, ya que les permite responder rápidamente a los cambios en el mercado y las necesidades de los clientes.


Pero también es un año de intangibles, muy en especial con todo el auge tecnológico y la hiperconectividad. Factores como la confianza y reputación son elementales para salir adelante en un entorno cargado de incertidumbre y complejidad.

No basta con discursos bonitos

Criterios ESG: Ya no alcanza con discurso bonitos sobre sostenibilidad, transparencia o responsabilidad, por mencionar algunos factores.


El entorno empresarial urge de acción y compromiso plasmado en hechos, y no solo en historias, en otras palabras, storydoing.


Los grupos de interés estarán más vigilantes que nunca, por lo que el greenwashing, socialwashing, por mencionar un par, serán fuertemente castigados.


Recordemos que se avecina un tsunami de normativas con respecto a estos temas, por lo que los criterios ESG llegaron con fuerza y para quedarse, y desde la comunicación corporativa se tiene la responsabilidad de velar por su transmisión, identificación y medición de rendimiento.


Confianza y reputación: Son clave y estratégicos para las empresas, muy en especial con la inteligencia artificial ganando terreno en la forma de comunicar, tanto de forma interna como externa.


Será muy importante fortalecer la construcción de marca desde dentro para que se vea reflejado fuera.


Por lo que la comunicación interna juega un papel clave en este proceso, creando cultura corporativa por medio del desarrollo y puesta en acción del propósito corporativo.


Abrazar la tecnología y no repudiarla, aprovechar al máximo y de forma estratégica las herramientas (IA, chatboot, etc) disponibles para incrementar el engagement.


Ya que por medio de estas podemos mejorar la escucha activa, las métricas, el storytelling corporativo y la creatividad, impactando de forma muy positiva la productividad y percepción de los stakeholders en general.

Un año retador

Como hemos visto, el 2023 se presenta como un año muy interesante, retador y divertido para la comunicación corporativa, y claro, para todos los responsables de esta disciplina.


La lista de tendencias podría seguir, y cada empresa, acorde a sus estrategias de negocio pueden concordar con unas más que otra, inclusive con alguna que no se menciona en este artículo.


Lo que sí es seguro es que los procesos de comunicación se encuentran en constante cambio a una velocidad trepidante, al punto que hoy es muy complejo saber si lo que leemos es escrito por una persona o una aplicación de “IA”, inclusive, si es una persona la que nos está atendiendo por teléfono o en un chat.


Son tiempos en los que la generación de confianza y gestión de la desconfianza son pilares de cualquier estrategia.


Una cultura de comunicación transparente, flexible y abierta, puede ser la diferencia entre el éxito o fracaso de una estrategia de negocio empresarial.


Artículo publicado por el medio de comunicación www.observador.cr

Comentarios


bottom of page