Buscar
  • José Pablo G. Roldán

Nuevos retos para la comunicación interna en las empresas

Si de algo podemos estar seguros, es que la pandemia cambió radicalmente muchas áreas de gestión en las empresas. Si bien algunas se vieron afectadas considerablemente, otras se han visto fortalecidas y han adquirido protagonismo en los consejos directivos de las organizaciones.


Y es que, inclusive, dos años después del inicio de la pandemia, la comunicación interna continúa como una de las áreas corporativas de mayor relevancia.


Eso sí, entendida como una herramienta para mejorar la productividad, brindar seguridad y estabilidad, así como para minimizar los efectos de la incertidumbre que rodea el entorno de los colaboradores y sociedad en general.


Un dato que sustenta la anterior premisa, es un reciente sondeo que realizó la firma Kreab Worldwide en España, en la que participaron más de 100 empresas españolas. Coincidieron en un 98% que la comunicación interna ha aumentado su valor como elemento estratégico en la gestión de personas y del negocio.

Conexión con los públicos internos

Con este panorama, cada vez se hace más relevante y prioritario, contar con un plan de comunicación interna enfocado en la conexión con sus públicos internos, para que genere verdadero compromiso y se compartan las actuaciones que planteamos. En otras palabras, que los colaboradores tomen verdadera acción.


De esta forma, un plan de comunicación interna debe ser entendido como una herramienta para la planificación de actuaciones, canales y responsabilidades. Y su creación debe tomar en cuenta la escucha, la influencia, la humildad, la coherencia, sumar la bidireccionalidad como valor, y por supuesto, el interés por el negocio de la compañía.


Los nuevos entornos de trabajos híbridos y remotos representan un gran reto para la estrategia de negocio, así como para lograr conectar con nuestros públicos internos. Por lo que es momento de ingresar en el territorio del propósito corporativo para ganar confianza hacia la empresa y sus directivos.

Propósito corporativo y confianza

Y es que el propósito es, sumado a los valores corporativos, al impacto social positivo temas relacionados a las funciones diarias de cada colaborador, uno de los elementos que mayor impacto tienen en la generación de confianza en los colaboradores. Así lo indica el Trust Barometer Global Report 2021 de Edelman.


“Las empresas son entidades vivas en continuo cambio y la comunicación interna debe ser un catalizador para que los colaboradores los asuman con la rapidez que el negocio requiere, con confianza y compromiso”, Enrique Magan, director de Cambio Cultural de WiZink hasta septiembre de 2020.

Sentido de pertenencia

Otro factor que será fundamental, y que representa un gran reto, es hacer que la comunicación interna contribuya a fortalecer, o crear, un verdadero sentido de pertenencia. Esto es lo que hace que las personas se identifiquen con la organización y sientan orgullo de formar parte de ella.


Para ello, es muy importante lograr que los colaboradores reconozcan su aportación a la misión de la empresa, así como su impacto en la sociedad. Es vital que entiendan la importancia de su trabajo, que se sientan valorados, pero principalmente, escuchados.

La escucha

De esta forma llegamos a la escucha, otro factor que será estratégico en todo plan de comunicación interna. Esto porque las organizaciones están urgidas de entender las necesidades de los diferentes equipos; así como descifrar las herramientas que se necesitan para lograr el compromiso e involucramiento de todos.


Pero la capacidad de escucha debe ir un poco más allá. Esta debe incorporar la tecnología y trabajar con analíticas de hábitos de consumo, por ejemplo. Herramientas, como Google Analytics, pueden ser de mucha ayuda para entender y desarrollar soluciones que satisfagan las necesidades del público interno.


Sin duda alguna, la comunicación interna seguirá evolucionando y generando nuevos retos para las organizaciones, así como a sus responsables.


Pero, recordemos que las compañías deben comunicarse con sus colaboradores para que respondan con actos, no solo con palabras. Y para ello es clave influir en sus pensamientos y potenciar el desarrollo de elementos como el compromiso, el conocimiento y los comportamientos alineados.


De esta forma, las empresas, marcas y organizaciones, van a desarrollar una estrategia de comunicación interna para generar que los colaboradores conviertan en acción la comunicación institucional.