Buscar
  • José Pablo G. Roldán

La reputación del CEO y su vínculo con la reputación de la empresa

El ocultismo o perfil bajo del CEO ya no es válido. Las empresas urgen de liderazgos y roles diferentes en los que mostrar verdadero compromiso en defensa de causas sociales, del medio ambiente y la ética, son fundamentales para llevar a buen puerto la organización que dirige.


Debe llevar el mensaje de forma estratégica a los medios de comunicación. También debe desarrollar una fuerte y positiva huella digital en redes sociales, y en los canales necesarios para impactar a todos los grupos de interés.


Para lograrlo se necesita de una comunicación proactiva, transparente y con claridad sobre el propósito, hechos y valores. Es una de las claves para lograr ese preciado compromiso con los stakeholders y anticiparse a los cambios que el mundo ya le exige.

Factores a no descuidar

Algunos factores que se deben tomar en cuenta son:

  • Conocer a fondo la realidad

  • Escuchar a las personas idóneas que manejan el negocio

  • Tener una analítica y estructurada hoja de ruta

  • Principalmente: liderazgo capaz de movilizar a las personas que urge se comprometan con su plan.

Y es que ese liderazgo no es sencillo de gestionar. Los nuevos líderes que influyen no le huyen a las cámaras ni a las explicaciones.


Por el contrario, son proactivos y entienden que la transparencia, así como la autenticidad los pondrá una grada por encima de la generalidad, y eleva su cotización en el mercado.


También entienden que la empatía y la humanización de su comunicación ayudan a ganar la capacidad de ser marcas en la que sus stakeholders y sociedad en general pueden confiar.


Es un factor indispensable en un entorno en el que su reputación se puede venir en picada por un mal día en las redes sociales.

Claves del liderazgo

“Una de las claves del liderazgo es la forma en que se trata a las personas y el impacto de la conexión emocional que se genera.


“El liderazgo no se conquista, sino que un colectivo se lo otorga a una persona o personas porque generan confianza”, Pau Solanilla, en su libro La República de la Reputación.


Existen muchos factores que todo CEO debe trabajar para fortalecer su liderazgo, y que, representan grandes retos en la gestión de su reputación, así como en la de la organización que representan:


a-) Infoxicación: Las fake news y las oleadas de información crean incertidumbre en una sociedad que busca confiar en terceras personas que interpreten los temas de los que ellos no tienen conocimiento. Por lo que es importante ganar credibilidad y relevancia con un criterio proveniente de una persona que la sociedad considere válido.


b-) Valor del CEO como líder: Las empresas están obligadas a planificar y poner en balanza el valor único que como líder ofrece el CEO ante la opinión pública, y que se encuentre alineado a la estrategia de la organización.


c-) CEO Activista: Dejar de lado la discreción para iniciar una transformación que los está convirtiendo en CEO Activista. Y con la obligación de saber comunicar y defender de forma creíble y convincente el propósito de la organización que dirige.


d-)Transparencia: La sociedad en general exige conocer a los líderes de las empresas de las que son clientes, consumidores o utilizan sus servicios, urgen saber si coinciden y están de acuerdo con sus valores y propósito.


Enrique Johnson, Senior VP Country Leader Spain & Latam de Reputation Institute, explica de forma magistral los retos que enfrenta un CEO en la gestión de su reputación y la de la organización que representa en este nuevo mundo.


“Un CEO que basa sus acciones en la ética y transparencia resulta clave para la mejora de la reputación de la compañía a la que pertenece. En definitiva, el activismo del CEO impulsa la mejora de la reputación de la compañía y mejora los resultados empresariales”.


La figura del CEO cada día adquiere mayor notoriedad y relevancia en las organizaciones, y la sociedad lo reconoce como tal.


Por ende, su imagen debe ser entendida como una palanca que debe cuidar e impulsar la reputación de las empresas, pero que también podría impactar negativamente a la misma si no se gestionan de forma correcta o se subestima su inherente ligamen.