top of page
Buscar
  • Foto del escritorJosé Pablo García Roldán

La IA potencia el visual thinking: más comunicación, más engagement

Cuando hablamos del visual thinking, algunos podrán entenderlo como algo nuevo o innovador, pero la realidad es que no es más que la forma más básica de comunicación para el ser humano, eso sí, hoy cuenta con un componente potenciador ideal como lo es la inteligencia artificial (IA).


¿De qué va el visual thinking?

Podríamos decir que es una técnica que utiliza el lenguaje visual para comunicar ideas, conceptos y procesos de manera clara y efectiva. Se trata de una poderosa herramienta que puede ser utilizada por las marcas para mejorar su comunicación con sus clientes, usuarios, empleado y stakeholders de interés.


Y se basa en la premisa de que el cerebro humano procesa las imágenes de manera más rápida y eficiente que el texto. Por lo que se fundamenta en el uso de imágenes, gráficos, diagramas y otras herramientas visuales para transmitir el mensaje que deseamos de una manera más efectiva y con mayor capacidad de influencia en nuestros grupos de interés deseados.


La IA está llevando el visual thinking a otro nivel

La IA es una realidad que llegó para quedarse, y todos debemos tener la capacidad de adaptarnos a esta tecnología, eso sí, debemos lograr que la IA trabaje para nosotros, y no por nosotros.


Con la anterior premisa, podemos ver como un beneficio la incorporación de la IA en las estrategias de visual thinking, y no como una amenaza para los profesionales involucrados.


Existen varias formas en las que la IA se está incorporando en el visual thinking, y una de las más importantes es en la automatización de tareas. Por ejemplo, con la IA podemos generar infografías, diagramas o imágenes a partir de miles de datos de nuestras audiencias, y ya no solo en percepciones o creencias, o inclusive, en el análisis de datos realizados por nosotros mismos, pero mucho más limitado.


Y es que este análisis de datos es clave, porque la IA puede analizar a gran escala y en segundos datos sobre clientes, tendencias de mercado o el rendimiento de las campañas de marketing. Y toda esta información se utiliza para crear visualizaciones relevantes y eficaces de forma estratégica y targetizada, o lo que conocemos en comunicación como Ad Targeting.


También, otorga la capacidad de crear visualizaciones que muestren cómo los clientes utilizan un producto o aprovechan un servicio. Esta información puede utilizarse para mejorar o innovar en su diseño, así como desarrollar campañas de marketing más efectivas.


Inclusive, algunas de las empresas más importantes e influyentes del mundo ya cuentan con herramientas que demuestran como la IA se incorpora al visual thinking.


Algunos ejemplos

Un caso es Google Cloud Vision, herramienta desarrollada por Google que permite desarrollar precisas infografías, diagramas o imágenes a partir del análisis de datos.


Otra que podríamos destacar es Adobe Sensei, herramienta que el gigante del diseño desarrolló para analizar datos sobre clientes, las tendencias del mercado o el rendimiento de las diferentes campañas de marketing.


Inclusive, la gigante tecnológica IBM, desarrolló la herramienta IBM Watson Visual Insights, que cuenta con la capacidad de crear visualizaciones interactivas que permiten a los usuarios explorar datos o interactuar con el contenido.


De esta forma, la IA está generando nuevas y poderosas posibilidades para el visual thinking, y definitivamente veremos más e innovadoras formas de utilizar esta herramienta para mejorar la comunicación y el engagement de las empresas, marcas y organizaciones.


Visual Thinking = Comunicación, engagement

Sin ninguna duda, el visual thinking juega un papel protagónico en toda estrategia de comunicación, ya que tiene un impacto significativo en la generación de engagement, que se refiere a la conexión emocional y la interacción activa de la audiencia con una marca o empresa.


Grosso modo, repaso algunas razones fundamentales por las que el visual thinking es importante para generar engagement en una estrategia de comunicación corporativa:

  • Facilidad de comprensión: Simplifica mensajes complejos y los presenta de una forma visual no solo más sencilla, también atractiva. Cuando nuestros grupos de interés logran entender de manera ágil y clara nuestro mensaje, estamos más cercanos a que se involucren e identifiquen con nuestra marca.

  • Construcción de emociones y conexiones duraderas:Tiene la capacidad de evocar emociones y generar conexiones emocionales duraderas en el tiempo con los stakeholders. Además, transmite emociones, cuenta historias y despierta mayor interés con mayor velocidad que un texto, por lo que la imagen acorta el proceso de involucramiento de los stakeholders con la marca.

  • Integración con gamificación: Se puede combinar con el desarrollo de proyectos de gamificación, de esta forma no solo captamos la atención de los grupos de interés de forma visual, también logramos fidelización y permanencia por medio de la diversión y el incentivo, o premios, y claro, potenciamos la experiencia cliente.

  • Diferencian a la marca: Aquí nos referimos a la “infoxicación”, en un entorno saturado de información, esta herramienta permite destacar y diferenciarse de la competencia. Una comunicación visual efectiva puede hacer que una marca sea más memorable y atractiva, lo que a su vez incrementa el engagement.

  • Agilidad multiplataforma: Esta herramienta tiene la capacidad de adaptarse fácilmente a diversas plataformas digitales, sean redes sociales, blog, web, inclusive correos electrónicos y newsletter. Esto es fundamental, ya que las marcas deben comunicarse de forma efectiva y diversa por múltiples canales para lograr llegar a las audiencias de forma personalizada y consistente.

Si duda, el visual thinking es una herramienta esencial en una estrategia de comunicación corporativa orientada a la generación de engagement.


Su capacidad de simplificar la información, aumentar la retención y fomentar la interacción, la convierte en una herramienta estratégica en la construcción de relaciones sólidas entre la marca y su audiencia, lo que a su vez puede traducirse en lealtad, recomendaciones, incremento en su capital reputacional, y un impacto muy favorable en el éxito de su estrategia empresarial.


Artículo publicado por el diario www.observador.cr

Kommentare


bottom of page