Buscar
  • José Pablo G. Roldán

La desconfianza amenaza el crecimiento de las empresas

Edelman, una de las firmas más reputadas a nivel mundial, publicó su conocido informe Edelman Trust Barometer 2022. Y la palabra desconfianza destaca a lo largo y ancho del documento.


Es importante conocer que, el informe Barómetro de Confianza de Edelman, está elaborado mediante una encuesta en los 28 países más desarrollados del mundo.


Este se ha convertido en un referente mundial para medir la confianza sobre las cuatro instituciones analizadas: empresas, gobiernos, medios de comunicación y ONG.


En esta ocasión, la desconfianza en un factor que destaca en el informe, inclusive, lo cita como un “ciclo de la desconfianza que nos debilita como sociedad”.


Además, advierte de un incremento de la desconfianza en las distintas fuerzas del sistema y de las preocupaciones entre los ciudadanos, focalizado en un entorno carente de liderazgos considerados éticos y confiables.

Factor alarmante

Un factor alarmante, es que el informe destaque que la desconfianza se ha convertido en la “emoción predeterminada” en nuestra sociedad.


Y lo demuestra en números contundentes. Por ejemplo, un 60% de personas inclinadas a “desconfiar hasta que vean evidencia de que algo es confiable”. Y los porcentajes más altos de desconfianza lo generan los gobiernos.


Veámoslo en números, empresas y ONG son consideradas por primera vez como éticas y competentes. En detalle, las ONG son las instituciones con más confianza con un 53%, seguida de empresas con 51%, los medios de comunicación con 40%, y en último lugar gobierno con un 34%.


Otro dato curioso y de especial atención es que el gobierno fue la institución más confiable en el informe del año 2020.


Pero los dos años siguientes, tanto en el 2021 como 2022 fueron superados por empresas y las ONG como las instituciones más confiables.

Los líderes sociales

En esta misma línea se analizan los lideres sociales, por ejemplo, el informe indica que los grandes líderes reprueban en confianza ante la sociedad.


Los líderes de gobierno son los que menos porcentaje de confianza generan con un 42%, luego los periodistas con un 46% y los CEO con un 49%.


Por el contrario, los liderazgos que más confianza generan son los científicos con un 76% de confianza, “mis compañeros de trabajo” con un 74% y de tercero “mi CEO” con un 66%.


Estos últimos datos, sin duda, representan una gran oportunidad para que los colaboradores de las empresas conecten y sean puentes para transmitir confianza con personas de los mercados.


En otras palabras: es un excelente momento para replantear y fortalecer las estrategias de comunicación interna. Así como programas y campañas de embajadores de marca o employee advocacy, en los que destacan figuras como “mis colaboradores” y “mi CEO”.

Círculo de desconfianza

Sin duda, los datos que arroja el informe revelan que estamos inmersos en un ciclo de desconfianza que nos debilita como sociedad.


Por lo que reconstruir la confianza requerirá que las instituciones brinden información basados en hechos reales, y que los líderes se enfoquen en conectar a personas en frentes comunes.


Pero también es una gran oportunidad para las empresas, ya que la sociedad en general espera y necesita una mayor participación y compromiso en cuestiones sociales.


Por ejemplo, el informe apunta que se debe mejorar sustancialmente en temas como el cambio climático, la desigualdad económica o la capacitación laboral. Así como en servir a los intereses de todos de forma justa e igualitaria.


Lucía Carballeda, Co-General Manager de Edelman en España y responsable de la división Reputation, fue clarividente el día de la presentación del informe, ya que hace dos apuntes que resumen la ruta a seguir.

  1. “Será fundamental que todas las instituciones asuman la necesidad de brindar información clara, coherente y basada en hechos reales”.

2. “Es esencial que todas las instituciones asuman la responsabilidad de luchar contra la desinformación. Esa será la única vía para poder romper el ciclo de desconfianza”.

Restaurar la confianza

Con este panorama, restaurar la confianza se convierte en un factor clave para alcanzar la estabilidad social, y las empresas desempeñan un papel más que elemental.


La sociedad en general urge de ver un progreso tangible y tener una verdadera razón para creer que el sistema puede trabajar para construir un futuro mejor. Y es en este punto en el que la información basada en hechos reales, juega un papel clave.


Y es que, superar la desconfianza actual, definitivamente debe ser entendido como un trabajo de largo plazo.


En el que cada una de las instituciones analizadas en este informe juega un papel diferente, pero esencial para romper este ciclo de desconfianza, y poder reconstruir la confianza.


Recordemos que la confianza es la base sobre la que se construyen las relaciones. Las empresas deben seguir construyéndolas dando respuestas a las expectativas generadas por la sociedad y sus grupos de interés.