Buscar
  • José Pablo G. Roldán

Inclusión y diversidad para fortalecer e impulsar la reputación de la empresa

Las organizaciones viven un nuevo “mantra empresarial”. Su enfoque estratégico pasó de ser trabajar para ser la mejor empresa del mundo, para enfocarse en ser la mejor empresa para el mundo.


Ante este contexto, la construcción de la reputación de las empresas, marcas y organizaciones es fundamental. Por tanto, hoy más que nunca necesitan incorporar, o reforzar, sus políticas de inclusión y diversidad laboral. Así incentivarán la identificación y apoyo de sus grupos de interés, lo que implica un impacto positivo en su cuenta de resultados.


Las empresas que han desarrollado valores en pro de la inclusión y diversidad laboral, han logrado incrementar su productividad. También son más rentables y atraen mejor talento.


Hoy, la sociedad está más dispuesta a prestar su apoyo; es decir, a comprar, recomendar los productos y servicios, hablar positivamente, incluso, dar el beneficio de la duda en caso de crisis o estar dispuesta a trabajar en aquellas organizaciones con un elevado enfoque de inclusión y diversidad social y laboral.

Inclusión laboral y social

En el 2019, la Fundación ONCE y Reputation Institute realizaron un estudio que analizó el impacto de la inclusión laboral y social de las personas con discapacidad en la reputación empresarial.


Según el informe, cuando una empresa es reconocida con un alto nivel de inclusión, logra aumentar un 4,6% su vinculación emocional (estima, confianza y buena impresión en general). También sube un 4% la evaluación racional de su desempeño (la percepción que tiene la población sobre la oferta, innovación, liderazgo, etc) y un 5,3% el apoyo medio, tanto de sus grupos de interés, como el de la sociedad en general.


El mismo estudio arroja que si una empresa es identificada con un bajo o muy bajo nivel de inclusión, es fuertemente castigada. El vínculo emocional de la sociedad con ella cae un 18%, la percepción racional un 9,4%, y el apoyo medio en un 15,9%. Esto evidencia el gran valor de contar con políticas de inclusión bien posicionadas y establecidas.


Sin embargo, y a pesar del gran valor y relevancia que la inclusión y diversidad laboral aporta en la construcción de la reputación, es un elemento que no se ha logrado desarrollar de forma adecuada en algunas empresas.


En el caso específico de Costa Rica, las organizaciones se encuentran en un proceso de transformación y adaptación a este nuevo “mantra empresarial”.


Entidades como Plura, consultora costarricense, líder en inclusión y accesibilidad, referente a nivel empresarial sobre temas de inclusión laboral, entienden que el proceso avanza, pero no al ritmo que debería.


Desde su trabajo cotidiano con empresas de todas las industrias, a través de las asesorías y espacios de capacitación, Plura puede constatar que las organizaciones usualmente tienen excelentes intenciones y hasta objetivos claramente planteados en el tema de inclusión laboral de personas en condición de discapacidad. No obstante, muchas veces no saben o no cuentan con las herramientas para llevarlos a la práctica con una estrategia concreta.


Existen todavía muchas dudas relacionadas al tema de accesibilidad y discapacidad en las empresas; sin embargo, con la guía de especialistas como Plura, pueden abordarse desde la cultura organizacional para que se traduzcan en transformaciones internas. Además, afianzará una cultura empresarial más inclusiva. También atraerá talento diverso y se mostrará como una empresa que cree en la diversidad e inclusión como herramientas de negocio.

¿Cómo comunicarlo?

Un factor que normalmente las empresas también descuidan, o no realizan de forma estratégica, es el desarrollo de un correcto plan integral de comunicación sobre sus prácticas y políticas de inclusión laboral; iniciando de adentro (comunicación interna) hacia fuera (comunicación externa).


Eso sí, para lograr que esta comunicación sea efectiva, se debe trabajar desde una estrategia que se base en “hacer” (storydoing), para luego “contar” (storytelling). En otras palabras, no contar lo que se quiere hacer, sino, contarle a nuestros diferentes stakeholders lo que se ha hecho. Esto será clave para proteger e impulsar la reputación, así como incrementar el capital reputacional.


Pero, cuidado. El ecosistema empresarial se desarrolla en un entorno hipersensible e hiperconectado, lo que eleva el riesgo de un impacto negativo en la reputación. Por ello, la capacitación y asesoramiento son vitales para minimizar riesgos. También contribuye a eliminar el miedo de comunicar políticas y prácticas de inclusión y diversidad social y laboral.


En resumen, una buena recomendación es incluir en nuestras estrategias de comunicación y de negocio, el asesoramiento y capacitación de entidades como Plura en Costa Rica, o Fundación ONCE en España; siempre pensando en cuidar e impulsar la reputación, así como la rentabilidad y sostenibilidad de la empresa, marca u organización.