Buscar
  • José Pablo G. Roldán

Anticipar es la clave para vivir en un mundo VUCA


El mundo VUCA (Volátil, Complejo, Incierto, Ambiguo) no se detiene, los riesgos reputacionales crecen y las compañías deben anticipar para adaptar sus modelos de negocio, el bajo perfil o el “no comments” han muerto.


El entorno VUCA obliga a las compañías a tener paciencia y escuchar para lograr desarrollar estrategias de comunicación efectivas, se debe tener claro que, anticipar es la clave para adaptarnos y poder cumplir con las expectativas de todos los grupos de interés.


Es fundamental que las compañías y sus directivos comprendan que se encuentran sumergidos en un ecosistema híper conectado e híper vulnerable, los riesgos reputacionales crecen y se multiplican todos los días, por lo que una crisis mal gestionada, sin importar su nivel de gravedad, nos puede colocar en la posición de jaque mate.


No existe ninguna estrategia ni antídoto milagroso para que las compañías sean inmunes a las crisis, los riesgos cambian y mutan con el tiempo, la realidad nos dicta que anticipar es la clave para la creación de las estrategias, adelantarse a las necesidades de los diferentes stakeholders es fundamental para tomar decisiones y actuar en consecuencia.


Sin importar el modelo de negocio y mercado de enfoque, me atrevería a decir que la credibilidad es el recurso más preciado, valioso y complejo de gestionar. Somos parte de una sociedad en la que prima la desconfianza, con la agravante de que vivimos en un mundo digital en el que los riegos de sufrir una crisis reputacional se acrecientan, y basta un clic para activarla.


Es muy importante que se actualice la metodología y plan de gestión de riesgos, así como el sistema de alerta y notificación implementados. Los riesgos mutan, cambian su estatus y lo hacen sin previo aviso, anticipar brinda la capacidad de ser veloces y eficaces a la hora de ejecutar, eso marca la diferencia en cómo reaccionamos ante una crisis.


La tecnología está modificando la forma en la que las sociedades se desenvuelven, en lo que creen y lo que quieren, genera nuevos riesgos o simplemente modifica los ya existentes, pero nunca desaparecen. Los ejemplos más claros son los avances tecnológicos en aprendizaje automatizado, tales como la “IA”(Inteligencia Artificial) o los boots, también la ciberseguridad y todos sus riesgos (desinformación, filtraciones, ataques a sus sistemas, robo de información, etc) y por supuesto no podemos dejar de lado la volatilidad de las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram, Whatsapp) escenarios perfectos para generar un golpe directo e inmediato a la confianza de la compañía, incluyendo la de sus directivos.


En conclusión, y como bien dicta José Manuel Velasco, Presidente de Global Alliance y Asesor LLYC, “en un entorno VUCA, o comunicamos bien, o nos ahogamos en el intento”.





#comunicación #reputación #vuca