top of page
Buscar
  • Foto del escritorJosé Pablo García Roldán

Comunicación disruptiva y marketing en la era de la atención y reputación corporativa

El tejido empresarial vive la era de la atención y reputación. La disrupción en la comunicación es una estrategia esencial para destacar en el ruido que caracteriza a los mercados actuales.

 

Captar la atención siempre ha sido importante, pero su relevancia se incrementa porque hoy es un desafío mucho más complejo de gestionar.

 

Esta se ha convertido en un recurso tan preciado como limitado. Y las marcas que logran obtenerla están un paso más cerca de construir una relación sólida con su audiencia en un entorno caracterizado por la infoxicación.

 

La comunicación efectiva se erige como el puente que conecta la atención con la reputación. Por lo que transmitir un mensaje claro, auténtico y relevante es fundamental para captar y retener la atención de los diferentes grupos de interés.

 

Además, la comunicación es pieza clave en la protección, construcción y mantenimiento de la reputación. También en la generación de confianza con los stakeholders y resguardo de la licencia social para operar.

 

Cuando se integra de forma eficaz con el marketing, se logra desarrollar una sinergia que no solo capta la atención. Si no que también construye una reputación duradera, indispensable para la sostenibilidad y rentabilidad de todo negocio.

 

La disrupción estratégica no es solo un acto: es una forma de comunicarse que trasciende lo convencional. Así, marca un camino claro hacia el éxito empresarial en un entorno cada vez más competitivo, impredecible y cambiante.

 

Comunicación disruptiva

 

Cuando se hace referencia a disrupción, no solo es romper esquemas; es sobre desafiar lo convencional y dejar una impresión duradera en la mente de los stakeholders. Ergo, una estrategia de comunicación disruptiva implica sorprender y emocionar para crear conversaciones que generen interacción y experiencia de marca.

 

Relación con el marketing

 

En definitiva, la comunicación y el marketing son dos caras de la misma moneda en la lucha para la atención y reputación.

 

En la generalidad, el marketing se centra en estrategias para promover productos y servicios. Por su parte, la comunicación se encarga de la narrativa, de lograr una conexión emocional y la construcción de una imagen de marca coherente con el propósito, identidad y principios corporativos. Por eso su convergencia es indispensable para desarrollar una estrategia integral.

 

Integración y desarrollo de una estrategia disruptiva

 

Para lograrlo, debemos tomar en cuenta algunos elementos básicos de construcción:

 

  • Comprender la audiencia: La clave es saber ¿Qué les motiva? ¿Qué les sorprende? Con esta comprensión, podemos crear y unificar el plan de comunicación y marketing Ad Hoc.

 

  • Puntos de diferenciación: La clave es la autenticidad. Saber identificar los puntos únicos que diferencian a la marca y comunicarlos de manera impactante permite construir una narrativa auténtica y memorable.

 

  • Contenido innovador: La clave es la creatividad. La innovación no es exclusividad para productos o servicios, también lo es para el contenido de marca, así como la activaciones y marketing digital, crear una experiencia única puede destacar y generar atención masiva.

 

  • Inteligencia Artificial y plataformas digitales: La clave es anticipar. Aprovechar la IA para mejorar y facilitar procesos, así como acortar los tiempos de producción, y las redes sociales como terreno fértil para la disrupción. Eso sí, es fundamental entender y saber cómo usar esta tecnología para el beneficio de la marca para ser competitivos en un mundo digital y cambiante, de forma responsable, ética y coherente con el propósito de la marca.

 

  • Coherencia en el mensaje: En otras palabras, la narrativa disruptiva siempre debe estar alineada con los valores de marca y mensajes de marketing.

 

  • Estructurar y definir puntos de convergencia en la estrategia digital: Esto es esencial, y debe de existir en las diferentes herramientas definidas, sean IA, publicidad online y plataformas digitales (redes sociales), análisis de datos, estrategias SEO y SEM, etc.

 

  • Experiencia cliente como estrategia de marketing. La clave es la emoción para crear experiencias únicas y exclusivas, y debe ponerse en valor desde el proceso de decisión de compra, la compra, hasta el servicio posventa.

 

Un caso: Apple Inc.

 

Un caso ejemplar de cómo la atención, reputación, comunicación disruptiva y marketing se integran es una estrategia integral es Apple Inc.

 

La marca ha logrado captar la atención del público a lo largo de los años con lanzamientos de productos altamente anticipados, independiente a gustos y preferencias de consumo.

 

La comunicación liderada por su fundador Steve Jobs y continuada por sus sucesores, ha sido magistral en la presentación de mensajes claros y emocionales que trascienden la simple venta de productos.

 

La reputación de Apple como innovadora y líder en diseño se ha cimentado mediante estrategias de marketing que no solo resaltan las características técnicas, sino también la experiencia de usuario y la identidad de la marca.

 

La atención meticulosa al detalle en la comunicación ha contribuido a forjar una reputación sólida que resiste incluso en momentos desafiantes, en especial en los últimos tiempos con su producto estrella el Iphone.

 

La interacción sinérgica entre una comunicación disruptiva y el marketing es esencial para formar una estrategia integral.

 

Las marcas que comprenden y ejecutan eficazmente esta relación no solo logran destacar y diferenciarse, sino que se convierten en referentes en un mercado altamente competitivo.

 

La atención y la reputación son los pilares, y la comunicación es el puente que los une para crear un impacto duradero, sostenible y rentable de cara a un fututo cada vez más incierto y cambiante.


Artículo publicado por el diario www.observador.cr

Comments


bottom of page